Viernes 24 de mayo 2024

“Creo que el DNU no se va a aprobar”

Redacción 17/04/2024 - 00.21.hs

La Unión Cívica Radical se movilizó ayer por la tarde en reclamo por la actualización del presupuesto universitario, la implementación de las becas Progresar y la actualización de programas universitarios. “El presupuesto no está adaptado a los tiempos”, afirmó el senador nacional Daniel Kroneberger.

 

La jornada se desarrolló en el hall de la Universidad Nacional de La Pampa. De la convocatoria participaron referentes provinciales y municipales del radicalismo y el rector de la casa de estudios, Oscar Alpa. El presidente del radicalismo pampeano, Federico Guidugli, dirigió unas palabras, al igual que jóvenes que militan en el partido y Franja Morada.

 

El senador nacional Daniel Kroneberger también estuvo presente en la jornada y aseguró que “para el radicalismo, la universidad pública es emblemática, es una de las banderas que siempre hemos defendido”. En diálogo con LA ARENA, manifestó que es una “necesidad imperiosa” mantener la institución de la universidad pública. “No sé si peligra el sistema, pero sí hacen que se ponga difícil su funcionamiento”, señaló.

 

“Arrasar con todo”.

 

En ese marco, el senador recordó que durante la campaña electoral el radicalismo luchaba por “una reestructuración profunda del Estado porque teníamos un Estado totalmente sobredimensionado, un déficit fiscal imparable, lo que provocó una tremenda inflación que no desencadenó en una hiperinflación por muy poquito”.

 

“Había que tomar medidas de fondo y profundas”, reconoció el funcionario, aunque señaló que “una cosa es tomar medidas puntuales donde uno ataca realmente el problema y otra cosa es arrasar con todo que, como en el caso de la universidad, hace que peligren algunas situaciones sin sentido”.

 

“No está adecuado el presupuesto a los tiempos”, lamentó el senador al mencionar la falta de actualización. “Es lo que están teniendo todos los sectores”, manifestó y comparó la situación con “el problema de los jubilados que están retrasados”. Pidió que se discuta el presupuesto de forma “urgente”, pero reconoció que con el tratamiento de otras leyes en el Congreso “se limitan algunas situaciones para que eso no suceda… Los tiempos son otros, pero nosotros solamente la podemos pelear en el Congreso”.

 

Por otro lado, manifestó su rechazo a la privatización del Conicet y Arsat. “Si en el Conicet o en algún organismo del Estado había un sobredimensionamiento que no se justificaba, hay que apuntar a ese organismo y rever esa situación, pero no se puede hacer una cuestión tangencial”, expresó.

 

“No se va a aprobar”.

 

Al ser consultado sobre si el DNU era una manera de “arrasar con todo”, como manifestó al comienzo de la entrevista, Kroneberger –quien votó a favor de la medida de Nación- respondió que “habría que tener medidas más puntuales, no tan generalizadas… El DNU es una herramienta que tuvieron todos los presidentes. Cuando un presidente asume un día de diciembre y no tiene el organismo legislativo durante diciembre, enero, febrero, hasta marzo y tiene que gobernar, cuando antes fue oposición, es muy difícil y más en una situación que tenía a Argentina con casi una hiperinflación a punto de estallar”.

 

“Por lo tanto, el decreto es una herramienta que tiene. Después podemos discutir si son inconstitucionales todas las medidas que estaban dentro del decreto o no. Yo creo que había medidas que rozaban lo inconstitucional, que esa es la discusión… Me parece que sacarle eso al Gobierno compromete la institucionalidad. Y hoy, una crisis institucional puede ser peor todavía. Yo creo que se tiene que encauzar institucionalmente como corresponde, en base a las leyes y demás…”, desarrolló.

 

-¿Pero crees que se tiene que aprobar el DNU?

 

-No, yo creo que el DNU no se va a aprobar. Si empieza a prosperar la ley ómnibus nueva, es probable que el DNU pase a un costado.

 

Inflación.

 

Entre otros de los temas, el senador manifestó que la inflación “viene desde hace casi dos años” y los procesos inflacionarios “siempre desencadenaron lo mismo: a veces una hiperinflación y un estallido social, y hay veces que se controló, por ejemplo, con Alfonsín o mediante el 1-1, la convertibilidad. Después pasó lo del 2001... Son procesos difíciles de parar…

 

-¿Y lo que se está viviendo es similar a aquellos años?

 

-No, son distintos porque son momentos distintos… Yo creo que hoy puede ser un contexto más difícil todavía, es peor.

 

-¿Y la ciudadanía hasta cuándo puede aguantar?

 

- La gente está muy mal. Un asalariado está mal y el jubilado de la mínima también, ni hablar de aquellas personas que están fuera del sistema. Pero el Gobierno tiene un respaldo popular sumamente importante, el 56 % lo votó y hoy todavía la gente te dice: “Estoy mal, pero tengo esperanza”. Todavía tiene esperanza porque el fracaso tan grande de todos estos años pasados hace al fortalecimiento de este Gobierno.

 

“El estudiante no está viendo el riesgo”.

 

El estudiante e integrante de la mesa regional de Franja Morada, Román Escobedo, dialogó con LA ARENA durante la jornada de la UCR y aseguró que la situación de la universidad “es crítica” y “muy preocupante”. Recordó que la inflación fue del 276 % y que la UNLPam solo recibió un incremento del presupuesto de un 70 %.

 

“Hoy está en duda la permanencia de la universidad pública y nos tiene que preocupar, no solamente a quienes componemos el sistema universitario, sino a toda la ciudadanía”, señaló. Lamentó que Nación hable de “adoctrinamiento” para justificar el desfinanciamiento. “El Gobierno lo disfraza de ese punto, pero me parece que la situación no va por ese lado, sino que tiene prioridades. Hoy (por ayer), el presidente anunció que se compraban 24 aviones F-16. Con uno de esos aviones se puede apalancar el presupuesto universitario, el aumento del salario docente y hasta el retorno del Fonid por un año”, apuntó el estudiante.

 

“La cuestión ideológica está fuera de discusión porque dentro de la universidad hay distintas agrupaciones y no siempre nos llevamos bien, pero ahora estamos agrupados para defender a la UNLPam”, comentó y agregó: “Si alguien es liberal, no tiene que atacar el presupuesto, hay que venir y discutir lo que les parece que está mal”.

 

Por otro lado, aseguró que la “gran batalla” es “tratar de hacer entender al estudiante que la universidad realmente está en riesgo y no que es un eslogan”. Lamentó que “venimos de una época de despolitización, de la pandemia y faltan más discusiones”.

 

Alpa: “nos quieren callar”.

 

Durante la actividad también estuvo el rector de la UNLPam, Oscar Alpa, quien brindó unas breves palabras. Destacó el aniversario de nacionalización que cumplió la semana pasada la casa de estudios y aseguró: “Nos quieren callar diciendo que adoctrinamos”.

 

“Creo que cada uno de los que han pasado conoce lo que es la universidad, sabe que tenemos que discutir, opinar, por más que pensemos distinto”, manifestó y agradeció “por defender la universidad pública. Sigamos juntos y a disposición de los que quieran conocer más cómo funciona el sistema”.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?