Hugo gran disminución de incendios en los predios rurales

Redaccion 03/02/2020 - 22.00.hs

Lejos de las cientos de miles de hectáreas que en temporadas anteriores se habían consumido a esta altura del año, la temporada de incendios rurales 2019-2020 promete ser una de las más tranquilas de los últimos años. Hasta ayer, la superficie afectada por los fuegos sumaba unas 37.500 hectáreas. Esta disminución es una suma de factores climáticos con una mayor prevención, más efectividad en el alerta temprana y el mantenimiento de las picadas.
«Al día de hoy tenemos un total de 38 focos, que se han dado, que han afectado aproximadamente unas 37.500 hectáreas», detalló ayer, ante la consulta de LA ARENA, el subsecretario de Seguridad Ciudadana, Agustín García, un organismo que depende del Ministerio de Seguridad de la provincia. «Es un número muy menor en cantidad de focos y de hectáreas respecto de la temporada anterior para esta misma fecha», contrastó.
Estos números «marcan la importancia de un trabajo que se ha hecho durante todo el año, que incluye la previsión, la concientización de los productores para mantener limpias sus picadas, el trabajo de la Provincia que también trabajó en sus picadas junto con Vialidad Provincial»
A ello sumó como factor destacado «la preparación, esfuerzo y capacidad de Defensa Civil para enfrentar los incendios, atacarlos y contenerlos con el menor riesgo y consecuencias posibles». Todos los equipos y cuadrillas con que cuenta la Provincia están preparados y equipados para participar en cada incendio, siempre «con una gran capacidad de respuesta», valoró García.

 

El clima ayuda.
La reducción en superficie afectada también es consecuencia de factores climáticos, principalmente una merma muy grande en las lluvias, que han favorecido que esta temporada no haya tanta carga combustible en los campos como en las temporadas anteriores.
En este sentido, García señaló que la zona con mayor presencia de material combustible está hacia el norte de la ruta provincial 10, una ruta que cruza la provincia en sentido este-oeste, mientras que en la franja sur del territorio la carga es menor, tanto porque no se generó follaje en este último año, como por el hecho de los fuertes incendios de años anteriores afectaron mayormente esa zona, que aún no se ha recuperado del todo. «La probabilidad de incendios en ese sector es menos que en el resto de la provincia», explicó el subsecretario.
«Todo esto nos da como resultado que tengamos menores consecuencias negativas para nuestros productores, que es uno de nuestros principales objetivos», resumió.

 

Temporadas anteriores.
La temporada de incendios en años anteriores llegó a afectar más de 2 millones de hectáreas, generando enormes perjuicios económicos a los productores -tanto por la pérdida de ganado como la afectación de infraestructuras como alambrados y aguadas-, como en los ecosistemas y la fauna.
La falta de picadas en buen estado fue señalada como uno de los factores que más contribuyó a la intensidad de esas temporadas, junto con la enorme carga de material combustible que se había acumulado y la sucesión de muchos días de temperaturas altas y reiteradas tormentas eléctricas.
A esos perjuicios se suman también la pérdida de vidas humanas, tal el caso de los hermanos Iván y Federico Starkloff, que quedaron encerrados por las llamas cuando intentaron parar un foco que avanzaba en el campo en el que estaban trabajando.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?