Allanan una iglesia por ruidos molestos

Redacción 29/11/2021 - 09.55.hs

(General Pico) - La policía piquense, durante el fin de semana, allanó una iglesia evangélica del Barrio El Molino, tras ser denunciada por pobladores de la zona por producir ruidos molestos. Hace algunos meses, el pastor a cargo de esa comunidad religiosa ya había sido condenado por el Juzgado Contravencional, a pagar una multa de 37 mil pesos.

 

El pasado sábado a la noche, personal de la Comisaría Segunda de esta ciudad, a cargo del comisario Alejandro González Palleres, y efectivos del Grupo Especial de la Unidad Regional II, allanó la Iglesia La Hermosa, que funciona sobre la calle 31 entre 106 y 108 de esta ciudad. El amplio despliegue policial en el lugar se debió a una nueva denuncia por ruidos molestos que hicieron vecinos del barrio contra la iglesia.

 

Se trata sobre la misma iglesia la cual fue condenada meses atrás por la Justicia contravencional piquense. El fallo fue confirmado el mes pasado por el Tribunal de Impugnación Penal (TIP) de La Pampa.

 

La jueza de control Nora Gómez libró la orden de allanamiento al lugar, en el marco de una causa que lleva adelante Francisco Cuenca, fiscal contravencional de esta ciudad.

 

Según pudo averiguar LA ARENA, la policía irrumpió en el templo en el momento en el que estaban en plena celebración religiosa. En el lugar, se secuestraron instrumentos musicales, equipos de audio y demás elementos relacionados, como cables y micrófonos.

 

Fallo condenatorio.

 

El 25 de octubre pasado, el TIP confirmó la condena contra el pastor piquense de la Iglesia La Hermosa por ruidos molestos, en forma reiterada, en perjuicio de tres vecinos. El fallo del juez Filinto Rebechi ratificó así lo dispuesto, en primera instancia, por el juez contravencional de General Pico, Maximiliano Boga Doyhenard.

 

Esteban Eduardo Cabrera (47 años) fue condenado en septiembre a pagar una multa de 37.530 pesos, por infracción al artículo 97, del Código Contravencional de La Pampa, que prevé una sanción de hasta 30 días para quien provoque molestias públicas innecesarias, con ruidos de cualquier especie".

 

El juez piquense acreditó que las molestias innecesarias contra los vecinos, ocurrieron entre los días 16 y 28 de marzo pasado. Además, le dio un plazo de dos meses al pastor, a partir de que quede firme la sentencia, para que insonorice el lugar, a través de la colocación de paneles, aislantes sonoros y acústicos. También le prohibió el uso de instrumentos musicales de percusión, micrófonos y amplificación eléctrica, dentro de la iglesia, hasta tanto haga las refacciones.

 

El abogado Mariano Sánchez, defensor de Cabrera, recurrió el fallo y pidió la absolución. Argumentó que existió una "violación del principio de culpabilidad" porque se acusó al imputado de violar el citado artículo cuando él "no realizó la acción" prevista allí, ya que "no vive en la iglesia La Hermosa, ni toca los instrumentos y los que cantan son otras personas".

 

El juez del Tribunal de Impugnación Penal consideró que estas actividades se hicieron con el consentimiento de Cabrera, y por ende, que era el "responsable de ellas".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?