Viernes 27 de enero 2023

El Baqueano recibe críticas en Mendoza

Redacción 12/09/2022 - 00.10.hs

En junio de 2021, tres reconocidos abogados se presentaron ante la Fiscalía de Estado mendocina para advertir que la adjudicación de Portezuelo del Viento podría generar perjuicios económicos a su provincia. Uno fue Alejandro Pérez Hualde, ex ministro de la Suprema Corte de Justicia provincial, y otro Miguel Mathus Escorihuela, director del Instituto de Agua y Ambiente "Profesor Joaquín López" de la Universidad de Mendoza.

 

A través del diario Los Andes, ambos reaparecieron esta semana con opiniones sobre la represa El Baqueano, proyecto que el gobernador Rodolfo Suárez pretende construir con los fondos destinados inicialmente a Portezuelo. Y también se refirieron a la histórica lucha de La Pampa en defensa de sus recursos hídricos.

 

"Me parece bien que se interrumpa la licitación de Portezuelo del Viento. Eso fue lo que aconsejamos con (Miguel) Mathus Escorihuela y (Aldo) Guarino Arias, sin ningún interés partidario", manifestó Pérez Hualde. Según él, en el caso de la megaobra sobre el río Grande "había un pronóstico muy malo por las acciones que estaba desarrollando La Pampa y la política de la Corte Suprema de la Nación. Ibamos a dar un paso grave al generar derechos en un contratista, porque no nos iban a dejar hacer la obra, nos pisarían el dinero y nos íbamos a quedar sin el pan y sin la torta", agregó.

 

"No afecta el río".

 

Consultado sobre El Baqueano, Pérez Hualde recordó que "La Pampa tiene una bandera política que es la enemistad con Mendoza, y eso sostiene hasta a los gobiernos pampeanos, así que vamos a tener planteos desde esa provincia". A su juicio, la represa proyectada sobre el río Diamante "sería una presa entre Agua del Toro y Los Reyunos, y no afectaría en nada el curso, porque no hay uso consuntivo del agua (sacar agua de un curso hídrico que no se devuelve). Utilizarla para generar energía implica que vuelva al río y no podría legitimar ningún planteo". De todas maneras, consideró necesario "estudiar si el tiempo de llenado podría generar algún perjuicio, algo que seguro La Pampa está estudiando".

 

En ese contexto, recordó los cuestionamientos de La Pampa al dique El Tambolar, de San Juan, a través de la Corte Suprema. "Hablan de cuenca y la Corte aceptó este concepto en el caso del río Atuel. En su última demanda, respondimos que ya había sentencia y era cosa juzgada, pero la Corte dijo que no, porque ese fallo fue sobre un río y ahora se referían a un ecosistema y una cuenca. Hay que estudiar bien, para que ellos no tengan razón. Es el secreto para ganar", advirtió.

 

Finalmente, consideró que "ya hay lobbies funcionando, porque cuando alguien tiene un chupetín de 1.000 millones de dólares, seguramente los lobbies lo tienen rodeado", opinó que lo ideal sería "avanzar con propuestas concretas y dar tiempo para que opinen los interesados" y concluyó que "poner en funcionamiento ese ahorro para el desarrollo del futuro, está muy bien".

 

"Son psicópatas hídricos".

 

A los 83 años, Miguel Mathus Escorihuela continúa activo como titular del Instituto de Agua y Ambiente de la Universidad de Mendoza. A diferencia de Pérez Hualde, rechazó la iniciativa de construir El Baqueano, porque "la obra prioritaria es el dique de Uspallata". Según este prestigioso jurista, "toda obra hidráulica es bienvenida, pero hay un error grave. El río Mendoza es el cauce madre de la provincia y si analizamos que sirve a la mayor superficie territorial (Las Heras, Guaymallén, Godoy Cruz, Luján, Lavalle, Maipú y San Martín), a mayor cantidad de población y a una estructura productiva, no hay dudas de eso. Por eso, la obra prioritaria que necesita Mendoza es el dique de Uspallata", afirmó.

 

Si bien el proyecto más avanzado es El Baqueano, reiteró que "las prioridades de Mendoza comienzan por Uspallata, Los Blancos en segundo lugar y El Baqueano para finalizar". Y recordó que en el norte provincial "falta agua para abastecimiento poblacional, una prioridad absoluta según nuestra ley de aguas, porque hay gente de Las Heras, del pedemonte de Godoy Cruz y de la Cuarta Sección que no tienen agua".

 

Aclaró que, aunque su intención "no es desatar una pelea entre norte y sur, San Rafael se cansó de recibir obras hidráulicas por parte de la Nación y la Provincia, y ahora la realidad objetiva marca que Mendoza es el río madre y debemos sacarle el mayor provecho". Según Mathus Escorihuela, "hay que aprovechar hasta el último litro de agua y la prioridad es el río Mendoza. Sé que va habrá muchísimas críticas desde San Rafael y el Valle de Uco, pero se trata de establecer prioridades racionales para volcar el dinero a obras destinadas a aprovechar la poca agua que tenemos".

 

Y advirtió que esta cuestión "debe encabezarla el gobierno, porque si lo dejamos para que opinen los legisladores, será un cuento de nunca acabar porque todos quieren su obra hidráulica. Pero esto tiene que decidirlo la gente que sabe y que ha estudiado".

 

"Psicópatas".

 

También cuestionó que su provincia "tardó mucho para organizar un equipo planificador hídrico, con gente que formada en centros universitarios y el Departamento General de Irrigación, quienes deberían estar trabajando hace 10 ó 15 años". En cambio, "nos seguimos entreteniendo con los juicios que hace La Pampa, porque son psicópatas hídricos y ahora nos embarcaron en un estudio del río Desaguadero, que de río no tiene nada, para hacer una publicación".

 

Según el veterano abogado, "La Pampa sostiene que los ríos de La Rioja, San Juan y Mendoza son parte de la cuenca Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó-Colorado y que los usos del agua en San Juan y La Rioja provocan que no les llegue agua. Es un disparate porque el Desaguadero siempre fue un río aluvional, que llevaba un hilito de agua salada y no tenía ni pesca. Pretenden que todos los ríos de Mendoza formen parte de la cuenca del Colorado", concluyó.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?