Miércoles 28 de septiembre 2022

Las "escribanas" de las sesiones

Redacción 12/08/2022 - 12.32.hs

Sentadas de frente a los legisladores, cumplen una tarea silenciosa, pero son absolutamente imprescindibles. De tal manera que sin su presencia -así lo indica la reglamentación interna del cuerpo parlamentario-, no se pueden realizar las sesiones en el recinto. Son las taquígrafas de la Cámara de Diputados.

 

Son todas damas las que cumplen la función en la Legislatura Pampeana, y las que en cada sesión toman "nota" por espacio de algunos minutos, hasta que sigilosamente se levantan para ser reemplazadas por una compañera. Se las puede ver siempre bien ataviadas, de riguroso trajecito.

 

Suerte de "escribanas".

 

Están facultadas para dejar constancia de cada palabra que expresan los diputados. Se puede decir que actúan como suerte de escribanas -también hubo hombres que supieron cumplir con esa tarea-, encargadas de dar fe de todo lo que se dice en el recinto. Desde las intervenciones más sesudas y fundamentadas, a otras manifestaciones que pueden no parecer tan importantes; e incluyendo si se produjera algún exabrupto que a veces suele darse.

 

Dicen los que dicen saber que aún cuando la tecnología incorporó otras formas de dejar constancia de lo que sucede en una sesión de Diputados -obviamente lo que se pronuncia hoy se puede grabar y filmar-, la estenografía no permite adulteraciones ni alteraciones de ningún tipo. Por eso casi se puede decir que la tarea de las taquígrafas alcanza una relevancia que no todos alcanzan a comprender.

 

Nueva taquígrafas.

 

En estos momentos el cuerpo de taquígrafas de la Legislatura provincial está compuesta por 9 personas, que son: Malisa Masoero, Sonia Gatica, Sandra Cuevas, María Alejandra Rivas, Natalia Benítez, Sandra Ibarra, Evangelina Kant, Leticia Chodelka y Norma Alicia Cortés, la Jefa del sector.

 

Precisamente para conocer cómo es la tarea que realizan LA ARENA conversó extensamente con Norma Cortés, quien expresó que "si bien mi función hoy en día es otra, por 22 años realicé el registro de la toma taquigráfica"; y que es alguien que conoce al dedillo de qué se trata.

 

Su historia.

 

"Soy nacida en Victorica, hija de Julio Cortez ("a mí me asentaron con 's' final", aclara Norma), que era peón de campo; y Cristina Ávila, que lavaba y realizaba quehaceres domésticos. Soy la anteúltima de 8 hermanos por parte de mis padres; pero tengo 4 hermanos más producto de una relación anterior de mi papá, ya que era viudo cuando se casó con mi mamá", comienza a contar.

 

Norma tiene tres hijos: "Eduardo que me acompañó cuando me vine del pueblo cuando tenía un año, y hace 13 falleció en un accidente de moto. Hoy tendría 37 años... Mis otros dos hijos son Joaquín y Juan Laurnagaray. El más grande (27 años) estudió Diseño Industrial, y trabaja en una empresa en el parque industrial. Juan es un año menor y estudia sus últimos años de la carrera de Abogacía en Córdoba".

 

Aquella profe de Taquigrafía.

 

Rememora una niñez "muy sacrificada" en su Victorica natal. "Todos los hermanos trabajábamos desde muy chiquitos. La escuela primaria la transité en la Escuela n° 7 del pueblo, y la secundaria en el Colegio Félix Romero, donde obtuve el título de Perito Mercantil".

 

Allí donde iba a tener su primer acercamiento a la taquigrafía. "Teníamos la materia en los dos últimos años del secundario, me gustaba mucho y teníamos una profesora muy exigente que nos enseñó hasta velocidad, cosa que no era muy común en las escuelas. Se llama Alicia Gaich de Pesce y es a quien le debo mi profesión. En una ocasión ella enfermó y me propuso a mí para que la reemplazara, así que terminé dictando clases a alumnos que tenían un año menos que yo... Fue una hermosa experiencia que agradeceré siempre", señala.

 

En la Legislatura.

 

Norma ingresó a la Cámara en diciembre de 1985. "Fue mediante un concurso abierto de oposición y antecedentes por la categoría 5. Muy loco todo porque cuando me enteré me encontraba sin trabajo, en la casa de mis padres, sola, con mi hijo que tenía nada más que 9 meses, pero me preparé, y con mucho sacrificio me presenté. Tenía 20 años y éramos 25 personas las que competíamos... pasaron tres meses hasta que avisaron a la Municipalidad de Victorica que me informaran que había ganado y debía presentarme a trabajar. Así que tomé a mi hijo y me vine, sin conocer Santa Rosa, y sólo con una de mis hermanas que vivía aquí", casi se emociona al recordar.

 

Hoy, sólo mujeres.

 

Y sigue: "Al principio fue todo muy sacrificado, luego fui ascendiendo de categoría siempre mediante concursos y desde hace 15 años soy Jefa del Departamento de Taquígrafos, cargo que obtuve al jubilarse nuestro anterior Jefe, el señor Santiago Badillo".

 

Se ríe cuando se le hace notar que hoy no hay hombres en el sector. "Estuvo Badillo, alguna vez creo que 'Rulo' Capello, y algún otro... pero sí, ahora somos todas mujeres".

 

Dice amar la profesión: "La taquigrafía fue siempre mi pasión. También ejercí como taquígrafa por 21 años en el Consejo Superior de la Universidad; y 12 años en el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la UNLPam", precisa.

 

Un registro parlamentario.

 

Se entusiasma al explicar cómo es el trabajo: "Las y los taquígrafos ejercemos el arte de escribir mediante símbolos y a la velocidad del orador. En la Legislatura nuestro trabajo consiste en el registro parlamentario de las sesiones y cuando se trata el presupuesto, asistimos también a las reuniones de Comisión. Las sesiones de la Cámara reglamentariamente no pueden realizarse sin nuestra presencia".

 

Cualquiera que concurra a una sesión podrá advertir que las taquígrafas cada 5 minutos cambian. "Es porque luego hacemos la traducción al castellano y eso lleva una hora aproximadamente. Pero además es tal el esfuerzo que realiza la mano en la toma que sería muy exigente si ese tiempo se extendiera".

 

"Somos fedatarias".

 

Es tan valioso lo que realizan que no se puede prescindir de su trabajo. Y continúa Norma: "En la traducción se deben tener en cuenta un montón de cuestiones para que ese texto sea lo más vivo posible, para que a futuro quien lea el Diario de Sesiones sienta que lo está viviendo ahí dentro", afirma.

 

Esto es independiente del sistema de video que últimamente se ha implementado en la Legislatura. "Toda tecnología puede fraguarse, pero nosotras somos fedatarias, es decir, las que damos fe de lo acontecido. Somos las y los registradores silenciosos encargados de plasmar la historia del país en los distintos parlamentos".

 

Respecto a las grabaciones y a todas las herramientas tecnológicas Norma señala que "se utilizan como un apoyo para el trabajo. Pero no es lo más importante, ya que toda tecnología puede fallar, y también entiendo que detrás de cualquier método tecnológico debe haber personal calificado y entendido para poder desarrollar la tarea", argumenta.

 

Sin ellas no hay sesión.

 

Norma informa y recuerda que las autoridades legislativas deberán tener en cuenta que "en el término de tres años, aproximadamente, nos vamos a jubilar cinco de nosotras. Por eso mis compañeras están capacitando gente para que se produzca el recambio generacional cuando sea necesario", concluye.

 

Son las taquígrafas de la Cámara de Diputados. La que cada jueves de sesión estarán en el recinto cumpliendo su tarea... silenciosamente, con diligencia, con la eficacia que se les reconoce. Casi inadvertidas... aunque no todos sepan que sin ellas tomando testimonio de cuanto se dice no habrá deliberaciones posibles.

 

Organizan jornadas en la Legislatura.

 

Norma Cortés es presidenta de la Unión de Taquígrafos y Estenotipistas Profesionales de la Argentina, asociación que nuclea a la mayoría de las y los taquígrafos del país. La entidad está organizando para los días 12, 13 y 14 de noviembre próximo las XXXIII Jornadas Argentinas de Taquigrafía Parlamentaria, que se realizarán en la Cámara de Diputados pampeana.

 

Cabe aclarar que la estenotipía es un sistema parecido a la estenografía, también de escritura rápida, pero que hace necesario un teclado.

 

Por otra parte Norma hizo mención a que "también entendemos que debemos adaptarnos a las nuevas tecnologías, y en eso estamos. Una colega taquígrafa, de la provincia de Buenos Aires, Patricia López, inventó un método de registración mediante una tableta gráfica. Concretamente en una notebook donde quedan visibilizados los signos taquigráficos, y se puede decir que es algo muy eficaz, moderno y sobre todo contribuiría a la despapelización", explicó. Próximamente en nuestra Legislatura se hará una capacitación con ese moderno sistema.

 

La historia.

 

Según se sabe la estenografía es conocida como el primer sistema de escritura que se usa constantemente en la historia. Habría empezado con el descubrimiento del signo de Tulio Tirón, esclavo de Tulio Cicerón, y duró mil años; pero por un tiempo desapareció porque se la asociaba con la brujería y la magia en la Europa medieval.

 

Se suele utilizar en la literatura como un registro de símbolos, que no tienen sentido para una persona a primera vista; pero quienes estudiaron el sistema señalan que es una herramienta cultural utilizada durante siglos. Tanto obras de teatro -como las de Shakespeare, por ejemplo- han sido preservadas mediante la estenografía.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?