Miércoles 07 de diciembre 2022

El rodeo caprino se recupera en La Pampa

Redacción 30/04/2022 - 00.09.hs

Se inició una nueva fase de crecimiento de la actividad caprina en La Pampa. Esta producción cobra real importancia en el extremo oeste, pues permite a los pequeños productores obtener mayores ingresos para su economía de subsistencia.

 

JUAN JOSE REYES

 

Con un stock que trepa a 92.154 cabezas, en la zona del oeste pampeano hay 1.136 Establecimientos Agropecuarios (Eaps) y 1.516 Unidades Productivas (UP). Los hatos los conforman 53.509 cabras; 20.249 chivos; 12.281 cabritos; 4.943 cabrillas/chivitos y 1.172 capones. Sin dudas que esta mejora del aporte de proteína animal en esos ejidos son parte del Plan Ganadero, la estación experimental del oeste y del Frigorífico de Santa Isabel. El lento aumento del rodeo caprino en la última medición se sustenta en las cabras y chivatos, pero también es clave el crecimiento de capones y de machos cabríos.

 

El rodeo caprino supera las 92 mil cabezas y su distribución espacial en el oeste pampeano es la siguiente: 29.606 cabezas se encuentran en el departamento Puelen que concentra el 32% del ganado, siguiéndole Chicalco con 27.594 (30%); Chalileo con 8.841 cabezas (10% ), Curaco con 3.526 animales (4%) y Limay Mahuida con 2.836, 3% del stock caprino. Otras regiones con actividad caprina se concentra en los departamentos Loventue (1.513); Rancul (1.363), Toay (1.106) y Trenel con 1.413 cabezas entre otras.

 

La región los detenta en los ejidos rurales de Santa Isabel, Algarrobo del Águila, La Humada, Paraje Chos Malal y Puelén. En ella el rodeo encuentra mayor diversidad de paisajes: algunas llanuras, bardas, cerros (muchos de ellos volcanes), cavernas y manantiales. Dentro de esta gran región oesteña también se encuentra la Payunia Pampeana, zona volcánica de la cual la provincia detenta el 15% del área.

 

Volviendo a las fuentes.

 

Hace más de treinta años, nuestra provincia se encontraba entre los 3 principales productores del país en lo que respecta a los hatos caprinos, con promedios anuales de entre 140 y 180 mil cabezas. En la actualidad La Pampa se encuentra ubicada en el puesto décimo quinto dentro de los 24 distritos del país con apenas el 1,96% de las existencias totales que ascienden a las 4.695.830 cabezas, pero el crecimiento ha sido imparable desde las apenas 40 a 50 mil cabezas de stock en la década pasada.

 

Según datos del Ministerio de la Producción, el caprino provincial por excelencia es la raza criolla, animal muy rústico y adaptado perfectamente al clima y alimentación de la zona, aunque el accionar de la Estación Experimental del Oeste Pampeano en Santa Isabel y el Centro de Mejoramiento Caprino dieron lugar a un más que importante grado de adopción de las razas Angora y Anglo Nubbian. Este centro desde antaño asesora a los productores de la región a la vez que brinda hatos Anglo Nubbian a precios de fomento para el mejoramiento de las razas criollas.

 

Producción lechera.

 

No sólo en el oeste pampeano es importante la actividad de cría del ganado caprino sino que gran parte de su diversificación está basada en la producción lechera como subsistencia aunque muchas veces se intentó buscar una alternativa rentable para pequeñas y medianas superficies de explotación. Pero lo cierto es que la importancia caprina en el oeste provincial descansa en que le permite a productores de esa región la posibilidad de tener carne para su alimentación todo el año, más allá de la otra alternativa de ingresos pecuniarios que es la comercialización del chivito y chivatos en toda la región.

 

Plan ganadero.

 

El Plan Ganadero provincial que se lleva adelante desde 2005, siempre tuvo como objetivo fortalecer los resultados de cada uno de los eslabones que componen el sector, generando los cambios necesarios y el fomento de un sector ganadero comprometido con el desarrollo sustentable, con equidad social y territorial.

 

Es decir trabajando en conjunto para el desarrollo de las comunidades del interior, los servicios asociados al agregado de valor y eficiencia, generando más empleo y con mejor calidad de vida. La Estación Experimental del Oeste Pampeano se ubica cercana a Santa Isabel con una superficie de 3.125 hectáreas, subdivididas en siete lotes con pastizales naturales, monte de algarrobos y en menor porcentaje bosque de caldén.

 

El objetivo de la cabaña fue incorporar técnicas ganaderas innovadoras, aplicables a nuestro contexto productivo doméstico (naturaleza), social (humano) y económico de la región. Además en ese enclave está el laboratorio de diagnóstico veterinario local, único en su tipo, en Chalileo. Su creación data del año 1985, pero desde 2009, pertenece a la red de laboratorios del Senasa.

 

Su actividad se centra en realizar determinaciones para realizar el movimiento de los caprinos y el diagnóstico de agentes patógenos y enfermedades infecciosas como las producidas por bacterias como lo son la brucelosis, enterotoxemia, neumoenteritis y pietin o podredumbre de pezuñas, también la mastitis, la poliartritis y séptica.

 

Frigorífico.

 

Otro sector estratégico para la mejora caprina en la provincia fue la creación en 2004, del frigorífico Santa Isabel que es una unidad de negocio más de la empresa Carnes Naturales de La Pampa SA, es decir una sociedad anónima donde el gobierno provincial tiene participación mayoritaria.

 

El Gobierno ayuda con subsidios por faena o a través de obras como lo fue la reciente ampliación para desposte y a partir de esto se puede sacar al mundo más animales despostados como así también la cabra de refugo o descarte por la Asistencia para Alimentación Estratégica en Cabras Madres de la Región Semiárida Pampeana, además del marco de la Ley Nº 26.141 para la Recuperación, Fomento y desarrollo de la Actividad Caprina. El frigorífico atiende otras 4 especies además del caprino (ovinos, llamas - únicos con tránsito federal-, ciervos y vizcachas).

 

La tecnificación alcanzada permite que los productos salgan no solo envasados sino identificados y separados por cajas selladas. El trabajo es continuo pues al contar con varias especies, permite generar fuentes de trabajo continuo del caprino como del ovino, cuya estacionalidad alta se da en los meses de verano aunque comienza en agosto y finaliza en enero. La Pampa ya ha exportado cabras con una capacidad de faena de 300 a 350 animales por día y los nuevos destinos al exterior de carnes caprinas han sido Angola, Omán, Bahamas, Kuwait, Arabia Saudita y Emiratos Árabes.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?