Un «olvido» en el CMC

Redaccion 16/04/2021 - 07.03.hs

«Bienvenido sea el progreso, pero cuidado… que no provoque al olvido». Aunque suene muy paradójico, o en realidad muy oportuno, ésa es la manera en que comienza el escrito previo que «Terete» Domínguez incluyó como introducción a su poema «Viejo Mercado», bellas estrofas que describen un lugar y sus personajes de una Santa Rosa que es de otra época pero que a través de la palabra del poeta quedan grabadas para siempre.
Y esa fue la intención de «Terete», que el progreso no provoque al olvido, un «olvido» que algún funcionario municipal decidió aplicar cuando sacó el cuadro con el poema que había sido donado al Centro Municipal de Cultura, que funciona en el edificio de la calle Quintana donde antes estaba el recordado y bullicioso Mercado Municipal.
Ese poema había sido donado y estaba colgado en un cuadro en las paredes del CMC, una manera exquisita de trasladarse a través de las palabras a ese mercado que era un centro de compras por el que pasaban cientos de vecinos todos los días. «Terete» recuerda cada nombre y cada puesto que allí funcionaba, dedica sus estrofas a esos personajes que rescata con sus versos para que no se hundan en el mar del olvido.
Sin embargo, por razones que nunca fueron explicadas, el cuadro desapareció.
No se sabe en qué momento y bajo qué gestión pero el cuadro, que forma parte del patrimonio de la ciudad por su aporte a la memoria ya que es la única descripción de quienes habitaban el Mercado a diario, fue sacado de su lugar.
Además, ene la galería «Horacio Echaniz» tampoco está la foto de quien le da nombre a ese lugar.

 

En la curaduría.
Algunos vecinos, como el historiador Miguel Rodríguez, interesados en saber dónde estaba se acercaron a preguntar y en un primer momento se supo que la obra estaba desaparecida. Ante la insistencia por conocer el destino de la obra finalmente apareció y desde la Dirección del Archivo Histórico municipal se informó que está «a disposición» de la curaduría del CMC, que definirá si lo vuelve al lugar donde había sido instalado o si se lo pone a resguardo con los correspondientes protocolos de cuidado para las obras artísticas.
«Mercado Municipal que has quedado en el olvido junto a tiempos que se han ido dándole paso al progreso, con estos versos yo quiero que la gente no se olvide que vos fuiste en otros tiempos uno más en la ciudad», dice la primera estrofa del poema sobre un lugar que fue «uno más» pero que tuvo quien le escriba y recuerde. Y que no se sabe porqué, no está en el lugar donde siempre debió estar. Para que el progreso u otra cuestión extraña no provoque al olvido.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?