Crecen los casos de sífilis en la provincia

Redacción 22/11/2021 - 09.58.hs

Quizás es el miedo, la desinformación, la posibilidad de que la pareja se entere de alguna infidelidad, "para qué si yo estoy sano", "es mejor no saber" y muchas otras frases más que generan que las personas no se acerquen a una institución de salud a realizarse un chequeo para saber si está contagiada de alguna infección de transmisión sexual. La obligatoriedad está descartada, pero ¿qué hace falta hacer para comprender la importancia de hacerse un control de salud para cuidarse y cuidar a los demás?

 

Los hombres pampeanos se contagian en mayor medida con VIH y las mujeres con sífilis. A su vez, es la mujer quien accede con más frecuencia a un control de salud y a un posible estudio de serología, si la profesional se lo ofrece, porque regularmente realiza una consulta con la ginecóloga o se acerca durante un embarazo.

 

Sífilis.

 

Según estadísticas oficiales obtenidas por LA ARENA, la infección por sífilis es la más presente en la población de La Pampa, en su mayoría en mujeres. Desde 2019 a 2021 los casos subieron abruptamente. En 2015, se registraron 12 contagios en varones y 12 en mujeres; en 2016, 44 en varones y 73 en mujeres. En 2017, hubo 36 casos en hombres y en mujeres el número creció rápidamente porque se registraron 149 contagios. A su vez, en 2018 se notificaron 141 casos en varones y 201 en mujeres.

 

En 2019, hubo 249 contagios en hombres y 309 en mujeres; en 2020, 305 en hombres y 327 en mujeres. Hasta el 1º de noviembre del 2021, se registraron 236 en varones y 224 en mujeres. "Se observa un aumento de notificación de sífilis sobre todo en los últimos tres años, con una leve diferencia en mujeres respecto a varones, atribuida a la mejora en la oportunidad diagnóstica a la mujer embarazada", precisaron en el informe.

 

VIH y hepatitis.

 

En cuanto al VIH indicaron que "el promedio de casos nuevos por año en los últimos cinco años es de 55 contagios. Se observa mayor notificación en varones en todo el período". Es así que, en 2015 se registraron 35 casos en varones y 28 en mujeres; en 2016, 42 contagios en hombres y 33 en mujeres; en 2017 se notificaron 43 en hombres y 27 en mujeres.

 

A su vez, en 2018, hubo 27 contagios en varones y 23 en mujeres; en 2019, 29 en hombres y 21 en mujeres. Por último, hasta el 1º de noviembre, se registraron 28 casos en varones y 12 en mujeres.

 

La hepatitis B es otra de las infecciones de transmisión sexual que se notificaron en nuestra provincia. Los casos son bajos gracias a que es prevenible por el plan de vacunación desde el año 2012. En 2016, se registraron dos casos, uno en un hombre y otro en una mujer. La situación se repite en 2017 pero en 2018, en los hombres se notificaron 3 contagios y uno en una mujer. En 2019, hubo un caso en un hombre y dos en mujeres. Por último, en el año 2020, solo se registró un caso en una mujer. Hasta lo que va del 2021 no se notificaron contagios.

 

Por otro lado, con respecto a la hepatitis C los casos que se evidenciaron se mantuvieron durante todo el periodo, salvo en 2018 que hubo un leve aumento. En 2015, se registraron dos casos en hombres y uno en una mujer; en 2016 afortunadamente no se notificaron contagios; en 2017, hubo 4 casos (dos en hombres y dos en mujeres). En el año 2018, se informaron 6 en hombres y 3 en mujeres; a su vez, en 2019 solo hubo 4 casos en hombres, y en 2020 un caso en un varón y 4 en mujeres. Hasta el 1º de noviembre de este año no se notificaron contagios.

 

Pareja sexual.

 

Laura Soto es licenciada en Obstetricia y referente del Programa de Salud Sexual y Reproductiva en La Pampa. En diálogo con este diario, contó que el testeo sobre estas infecciones de transmisión sexual forma parte de la rutina de laboratorio que se realiza una persona embarazada y su pareja sexual.

 

Aunque hay veces "que las mujeres están solas; hay pareja sexual pero no se lo quieren hacer; o la pareja sexual quiere hacérselo pero por cuestiones laborales no pueden acercarse al laboratorio del hospital". Una de las opciones para aumentar la cantidad de chequeos fue confeccionar una chequera de laboratorio para mujeres embarazadas hace dos años. "El objetivo era unificar el trabajo de todos los sectores de salud y se incorporó la solicitud de la serología a la pareja sexual", explicó.

 

Cabe destacar que los chequeos son voluntarios y si bien la obligatoriedad no es una opción porque ni las vacunas son obligatorias, el o la profesional de salud es responsable de ofrecer el estudio cuando el usuario accede al sistema y explicar sobre las conductas de riesgo. "Hay que darle las herramientas para que considere que hacerse los estudios es relevante", destacó Soto.

 

Conductas de riesgo.

 

Estas enfermedades son crónicas y muchas veces asintomáticas "y como uno se siente bien, cree que está sano". Es por ello de la importancia del rol del equipo de salud al momento de educar sobre las prácticas que pueden ser perjudiciales para la salud, como no utilizar preservativo, campo de látex, compartir jeringas, realizarse una transfusión de sangre, o el personal de salud que mediante las prácticas de trabajo puede contagiarse.

 

"La sífilis es una enfermedad que tiene tratamiento y se cura, pero las personas se pueden volver a reinfectar si no hay cambios en las conductas de cuidado. Con respecto al VIH, hay un tratamiento que disminuye la carga viral pero no se cura", explicó la obstetra.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?