Instituto sueña de la mano del pampeano Rodrigo Garro

Redaccion 14/05/2021 - 08.30.hs

El pampeano Rodrigo Garro fue figura el pasado fin de semana en la victoria de Instituto, primera en la temporada, ante All Boys en el marco de la Primera Nacional. Al finalizar el encuentro, y tras ser elegido como el jugador más valioso, Garro se emocionó demostrando el desahogo que causó el triunfo en la Gloria.
Entre lágrimas, el volante creativo nacido en General Pico dedicó el triunfo a todo el plantel y cuerpo técnico de Mauricio Caranta que renunció durante la semana pasada: «Este grupo se lo merece, porque jugando bien perdíamos, estando arriba en el resultado nos empataban, y no podíamos sumar de a tres. Y eso nos costó la cabeza del técnico».
«Dejamos la vida. Por eso la emoción, mía y de mis compañeros. Porque somos nosotros los que salimos a la calle y los que todos los días nos levantamos para trabajar y sacar adelante al equipo» completó el volante pampeano, que luce la 10 de la Gloria.
Anoche, en la previa del viaje de Instituto para enfrentar mañana a Barracas Central, el joven valuarte piquense destacó, en diálogo con LA CHUECA, que «las pilas están un poco más recargadas por el triunfo, el primero en la temporada». Y agregó: «Esto es paso a paso».
«El desahogo fue grupal y la emoción se dio por cómo vivimos la semana porque nos quedamos sin técnico. Nosotros sentimos que éramos responsables de gran parte de lo que estaba pasando», dijo Garro.
En el enganche pampeano, Instituto deposita las fichas y la ilusión por remontar en el torneo que transita ya la décima fecha de la temporada. Zurdo, inteligente, con criterio y buen pie, el piquense surgido en Independiente y Rumbo a Vélez de La Pampa, comienza a ganarse su lugar en el equipo con la 10 en la espalda.

 

Un alivio.
El triunfo de Instituto vino bien para calmar las aguas no solamente en el plantel sino también en la parcialidad albirroja. «Fue un alivio, una mochila que nos sacamos de encima. Este es un gran grupo que se merece que le pasen cosas buenas», sumó el «10».
«Ahora estamos tratando de adaptarnos rápido a este cuerpo técnico», dijo Rodrigo en relación a que Marcelo Vázquez asumió como flamante nuevo entrenador.
«El cambio de técnico siempre renueva ilusiones para todos los jugadores del plantel. Cuando llega un técnico nuevo todos arrancamos de cero. De todas formas siempre estuvimos ilusionados porque el técnico Caranta trabaja muy bien y daba para ilusionarse», agregó.
«Tratamos de corregir con los puntos a favor porque es más fácil cuando nos va bien. En esta temporada es la primera vez que nos toca aceitar el funcionamiento y parece ser todo más positivo», agregó.
El pampeano fue la figura en un partido clave y picante que se vivió en Floresta ante All Boys y viene demostrando, con buenos rendimientos, asistencias y goles, que la camiseta no le pesa. «El buen momento mío también se debe al buen momento futbolístico del equipo el otro día.
Si el resultado es negativo, el buen momento queda opacado», concluyó.

 

Sus inicios.
Rodrigo Garro, nacido hace 23 años, se inició en Sportivo Independiente de General Pico y luego tuvo un paso por Rumbo a Vélez, la filial que promovió varios futbolistas a diferentes instituciones que se desempeñan en el ámbito de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA).
Luego se mudó a la Fundación Leo Messi, en Rosario cuando tenía 12 años donde permaneció por tres años jugando la Liga Rosarina con la escuela de fútbol que tiene la fundación del astro argentino.
Después surgió la posibilidad de dar un paso más en su sueño de ser futbolista profesional y pasó a formar parte de las inferiores de Atlético Rafaela. Allí disputó los torneos de inferiores de AFA, y permaneció por otros tres años. Luego contó que no se sintió cómodo y quiso dejar de jugar en La Crema.
Allí, junto a su padre, comenzó a buscar alternativas para poder continuar con su sueño. Entre su familia y algunos representantes, consiguieron la prueba en Instituto de Córdoba. «Con lo que me había pasado en Rafaela se había cerrado una puerta y parecía que no iba a tener más chances», dijo en alguna entrevista el volante.
«Soy agradecido, quiero mucho a Instituto y me dio la posibilidad de debutar en primera en 2018. Por eso el mal momento nos pesaba mucho», dijo Garro que puede jugar de volante, enganche o mediapunta.
«Soy consciente de que me quedan muchas cosas para aprender y que todos los partidos me sirven para corregir errores», sostuvo el creativo. Y agregó: «Se que tengo que disfrutar del momento, me siento muy bien y trato de disfrutarlo».

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?