«Tiene que haber precios accesibles»

Redaccion 07/06/2021 - 21.13.hs

En el transcurso de esta semana el Gobierno nacional buscaría destrabar el conflicto con la Mesa de Enlace que se inició a partir del cierre de las exportaciones de carne vacuna. En ese contexto, se consulto a carniceros de la ciudad como es la situación local. Uno de ellos, René Acosta, con 55 años de experiencia en el sector, afirmó que los cortes de carnes que se encuentran ahora suspendidos por el gobierno nacional son en un «80% vaca» y no son a los que los argentinos estamos acostumbrados a comer.
«Nosotros consumimos novillo, pero por ejemplo, ahora China es la que consume la vaca. En los ’70 nosotros comíamos el 80% vaca y el 20% de carne buena. Llegando a los 80 hubo una transformación, la gente comenzó a consumir carne de distintas formas, y hoy se come en Argentina el 80% novillo y 20% vaca. Si yo vendo vaca acá, no me compra nadie, la gente sabe lo que es calidad», explicó Acosta. Mientras que otro carnicero consultado, Hugo Alfonso, afirmó que «lo que no se exporta son cortes muy gordos y acá no lo vendes».
Además, Acosta consideró que los frigoríficos que exportan los cortes de novillo, tienen que vender los cortes en el mercado local a un «precio razonable». «Yo traigo asado y me cuesta 500 pesos el kilo de asado, y ellos están haciendo un negocio con un mercado común y acá no dejan nada. Esos son los cortes que el gobierno tiene que poner, para que los frigoríficos vendan a un precio accesible para comer el asado o la aguja», remarcó Acosta.
A su vez, con respecto a los cortes de carne que busca negociar el gobierno con los frigoríficos exportadores para que estén a precios populares, remarcó que en nuestra ciudad «no aparecen nunca, nunca apareció alguien vendiendo a $390». En ese sentido, Alfonso señaló que en su comercio, los precios no bajaron ni aumentaron, y agregó que no trabaja con el corte popular, sino con la media res.

 

Media res.
El producto que llega de los frigoríficos locales, en los casos consultados, se ve afectado por el aumento de precio. Acosta afirmó que el precio final de la carne en el mostrador aumentó un 30% en las últimas semanas, mientras que Alfonso indicó que la media res en el «gancho» la compra a $390 y la pone al público a «un promedio de $900». «Si ahora se corta la exportación, se supone que tiene que haber más carne y que tendría que bajar el precio, pero todavía eso no se vio. La venta viene en baja, antes de la pandemia estábamos en los 4200 kilos mensuales y hoy estamos en los 2000 kilos», detalló Alfonso.
Por su parte, Acosta consideró que los cortes clásicos, como el asado, puchero, carne picada, bola de lomo tienen que ser accesibles para todos los consumidores. «Tiene que haber cortes para los consumidores de poco recursos, hablamos de un jubilado, la gente que gana 30 mil pesos, 50, es difícil vivir con esa plata. Yo lo veo acá, lo veo con la bolsa de 4 kilos de carne a 1.280, y ¿sabes lo que me dicen? ‘gracias viejo por dejarme comer carne’, gente de muchos barrios y pueblos, de todos lados vienen, se llevan un kilo de picada, unos chorizos, aguja».

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?