Otra pampeana sufrió una estafa en un banco que no se hace cargo

Redaccion 20/05/2021 - 21.06.hs

Una clienta del Banco Hipotecario denunció ante la Policía y la Justicia provincial haber sido víctima de una estafa virtual a mediados de mayo, cuando le cambiaron la clave del Home Banking y le tramitaron un crédito por medio millón de pesos que fue transferido a una cuenta desconocida. «El banco me dio la espalda», lamentó la víctima.
En declaraciones a LA ARENA, Paula Negrotto dijo que detectó la estafa el pasado 5 de mayo cuando le llegó un correo electrónico en el que le avisaban desde el Banco Hipotecario que había sido exitoso el cambio de clave del Home Banking y que se había concretado el crédito solicitado. «Inmediatamente me comuniqué con un agente comercial de la sucursal Santa Rosa, chequea en sistema y me confirma que habían solicitado un préstamo de $ 500.000,00 y me dice que me comunique con un 0810 del banco para denunciarlo», contó la damnificada.
Según relató, luego de esa comunicación logró cambiar la clave de su Home Banking y al ingresar le saltó un aviso que indicaba que había otra sesión iniciada. En ese momento notó que «habían realizado dos transferencias una por $ 300.000,00 la otra por $ 50.000,00, las dos a una misma cuenta que por supuesto guardé el comprobante para tener los datos».
Desde ese momento, Negrotto vive días de profundo dramatismo por haber sido víctima de la estafa. Se trata de una modalidad delictiva que se agudizó desde el inicio de la pandemia de coronavirus y que lleva a cientos de personas afectadas en toda la provincia, con el agravante de que en la mayoría de los casos las entidades bancarias no dan una respuesta acorde a la necesidad de los y las damnificadas.

 

Denuncia.
De acuerdo al relato de la damnificada, de inmediato se trasladó hasta la comisaría de Toay, donde vive, y luego se presentó en la Fiscalía de turno, que investiga el episodio.
Sin embargo, dos días después de eso la llamaron desde la sucursal santarroseña del Banco Hipotecario y «me preguntaron si conocía a la destinataria de las transferencias, a lo que respondí que no y me dijo que esa cuenta y ese CUIL no existen» por lo que «iba a tener que esperar lo que defina la Justicia, que el banco no una a poder hacer nada».
Desde ese momento, Negrotto aseguró que su preocupación se incrementó debido a que desde la entidad le indicaron que le iban a cobrar el préstamo. «Este llamado me alarmó ya que creí que con todo lo que había hecho no había forma de que el Banco me quiera cobrar ese préstamo», denunció la denunciante al tiempo que indicó que también realizó una presentación en la Dirección de Defensa del Consumidor.

 

Sin respuesta.
Si bien desde la entidad ya le habían anticipado que desde el mes que viene iba a comenzar a afrontar el pago de las cuotas del crédito, «el miércoles me llegó una resolución formal del Banco Hipotecario donde, en resumen, me contestan que ellos brindan constantemente información a sus clientes de que no hay que divulgar los datos de las cuentas y que, por este motivo, es un problema de terceros ajeno al Banco, es decir, entre los estafadores y yo, que lamentablemente no podían hacer nada».
En ese aspecto, la damnificada aseguró: «Opero con bancos hace muchos años, sé perfectamente que no hay que brindar ningún dato a nadie, ni telefónicamente, ni a través de mensajes, ni a través de mails ni por ningún canal. Tengo en claro cuales son las medidas que debo tomar para cuidarme de este tipo de delitos, mis claves personales las conozco solo yo, ni siquiera mis familiares, nadie tiene mis claves».
Mientras espera que la justicia provincial actúe, y con una fuerte lamentación acerca de la respuesta negativa de la entidad bancaria, Negrotto asegura que en los próximos días comenzarán a llegarle las facturas para abonar un crédito por $500 mil que nunca tramitó. Se trata de otro episodio que demuestra la vulnerabilidad de las medidas de seguridad bancarias y la facilidad que tienen los ciberdelincuentes para actuar.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?