A La Pampa llegan 3 m3/ s y solo 0,20 a Algarrobo

Redaccion 04/06/2021 - 21.34.hs

Transcurrido más de un mes de que comenzara a entrar a La Pampa un «pulso» de agua por el cauce del río Atuel, el caudal se mantiene en valores que igualan el mínimo que impuso la Corte Suprema de Justicia de la Nación. En la jornada de ayer, el ingreso fue de 3,3 metros cúbicos por segundo, con una pequeña tendencia a subir. En el día de ayer, de Carmensa salían 7 m3/s, de los cuales ingresaban 3,3 a La Pampa pero a Algarrobo del Aguila solo llegaban 0,20.

 

La activación que se está registrando en estos días comenzó a mediados de abril y se ha mantenido en el tiempo mucho más que todos los pulsos anteriores. Al día de ayer incluso la estación del puente de los Vinchuqueros, en el ingreso a La Pampa, mostró un pequeño incremento: pasó de 3,27 m3/s a 3,32 m3/s.

 

Las estaciones de monitoreo continuo que la firma Evarsa posee en el cauce del río Atuel permiten hacer un seguimiento constante del comportamiento del río y de la evolución de su dinámica.

 

Los cuadros elaborados por Evarse y aportados a LA ARENA por la Secretaría de Recursos Hídricos de La Pampa muestran que en las últimas horas el caudal que sale de Carmensa, en el sur de Mendoza, empezó a mostrar una tendencia decreciente: en un día pasó de 7,5 metros cúbicos por segundo, a 6,6 metros cúbicos por segundo.

 

En esas mismas horas, a La Pampa ingresaba la mitad del caudal: a última hora del jueves estaba en 3,27 m3/s pero al mediodía había subido a 3,32 m3/s. Seguramente el comportamiento descendente se reflejará en unos días en nuestra provincia.

 

De esa gran masa de agua, a Algarrobo del Aguila ayer llegaba una fracción menor, apenas 0,20 m3/s, siempre según la medición oficial de Evarsa, la firma contratada por la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación para hacer el monitoreo del río.

 

Dudas.
El caudal ingresante a nuestra provincia, 3,3 m3/segundo, está apenas por encima de los 3,2 m3/s que determinó la Corte Suprema de Justicia en julio del año pasado como caudal mínimo y permanente necesario para comenzar a reconstituir el dañado ecosistema del noroeste pampeano.

 

Sin embargo, el dato que sobresale es el caudal de 0,2 m3/s que escurre frente a Algarrobo del Aguila, una localidad que está a mitad de distancia entre que el cauce ingresa a la provincia y el punto en el que conecta con el Salado -que a partir de esa conexión pasará a llamarse Chadileuvú-.

 

Si después de más de un mes y medio ingresando un caudal que durante varias semanas excedió a ese valor mínimo de 3,2 m3/s, llegan hasta esa localidad solo 0,2 metros cúbicos por segundo es porque el valor que determinó la Corte no es suficiente para activar el cauce en su totalidad.

 

El agua que ingresa a la provincia y escurre frente a Algarrobo no proviene del río Atuel propiamente dicho -que Mendoza retiene en el embalse de Valle Grande-, sino que es una sumatoria de agua de lluvia, colas de riego -agua que se derivó hacia las chacras pero no llegó a usarse- y el aporte subterráneo que vuelve al cauce después de haber sido utilizada para regar.

 

En su resolución del año 2020, la Corte tuvo la inteligencia de señalar que esos 3,2 metros cúbicos por segundo son un número «provisorio», dejando abierta la puerta para hacer ajustes que, si o sí, deberán ser hacia arriba, quizá acercándose a los 4,5 metros cúbicos que solicitó La Pampa.

 

Por lo pronto, este pulso parece mostrar que esos 3,2 m3/s son insuficientes para la enorme tarea que se le asignaron: reconstituir el ecosistema del noroeste pampeano tras 70 años de deterioro ambiental.

 


' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?